Una maestra que no es «Ciruela”

0
448

En el día de la maestra, LT Noticias charló con Nadia Romina BUCATARI, maestra de primaria, militante barrial y de la colectiva feminista “Las Violetas”.

Nadia llegó de Doblas, a la Capital en el 2004, para estudiar el profesorado de historia y a la par encontrar su vocación social en la barriada.

Así, junto a otres estudiantes de la Facultad, empezó a realizar varias actividades para les niñes en los barrios Fonavi 27 y barrio las artes.  

«Nadina», como también le gusta que le llamen sus compas, poco tiempo después abandonó la carrera por contradicciones en la formación tan elitista y por el contenido tan parcializado respecto de la historia, “sentía que estaba preparándome para formar gente que sostenga un sistema injusto”.

«luchar desde la educación por les niñes y contra los modelos civilizantes racistas y elitistas creados por los falsos próceres como Sarmiento».

Aunque no fue todo negativo en su paso por la facu, allí descubrió la teoría marxista «empecé a darle sustento a lo que vivía día a día en el barrio y eso me hizo ver que me apasionaba trabajar con los sectores más vulnerados, entre ellos, les niñes humildes».

“Marx sostenía, algo así como, que la educación instruye para mantener el sistema capitalista pero, también es una herramienta para combatirlo”. Haciendo referencia a que “el sistema educativo favorece las clases sociales privilegiadas, por lo tanto la escuela es una institución que justifica las desigualdades y que solo la combinación del estudio con el trabajo productivo puede producir sociedades sin clases, es decir se propone la vinculación del saber adquirido en la escuela con el modo de producción”.

«descubrí la teoría marxista, empecé a darle sustento a lo que vivía día a día en el barrio y eso me hizo ver que me apasionaba trabajar con los sectores más vulnerados, entre ellos, les niñes humildes»

Nadina no quiso retomar la carrera de Historia pero, sintió que tenía que «luchar desde la educación por les niñes y contra los modelos civilizantes racistas y elitistas creados por los falsos próceres como Sarmiento».

Por fin encuentra esa herramienta, “el profesorado en educación primaria”. A fines del 2010 ingresa al sistema educativo a través de un programa socioeducativo en los centros de actividades infantiles.

La maestra, hoy está dando la materia de ciencias sociales en 5 y 6 grado y en el Centro de Actividades Infantiles CAI, asegura que, dentro del sistema escolar institucional también se puede romper.

  «poder decirles a mis alumnes que vivimos en un mundo de opresores y oprimidos y que hay que cambiarlo, y es la que va”.

Pero su trabajo no se agota ahí, Nadina trabaja en escuelas periféricas y eso le permite un trabajo social con las mujeres de los barrios, aportando a la organización contra la violencia de género y a superar las necesidades básicas insatisfechas.

Para ello, viene aportando a la conformación de experiencias donde las mujeres se organizan para salir del encierro domestico-patriarcal y conseguir sus propios recursos para sostenerse y ser independientes.

La experiencia más reciente, «es la conformación de una cooperativa de panificación y pastas, integrada por mujeres de Zona Norte que funcionan en la escuela del barrio».

Genera una gran satisfacción, ver el barrio, la familia en la escuela, en fin, las instituciones abiertas al pueblo y para el pueblo.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí