Situación de empleabilidad de mujeres Trans en Argentina

0
90

La ley de identidad de género pone obstáculos a la indagación sobre la correspondencia o no entre la identidad de género de una persona y su sexualidad asignada al nacimiento. Esta restricción, que fue concebido para proteger los derechos de personas trans, al mismo tiempo invisibiliza la dimensión del colectivo y de sus problemáticas específicas a nivel estadístico.

En este marco, reconstruir de forma precisa la situación de mujeres trans resulta una tarea imposible. Sin embargo, diferentes informes dan cuenta de la crítica situación de derechos humanos en la que se encuentra el colectivo de mujeres trans: su expectativa de vida alcanza los 35 años, 6 de cada 10 abandonan sus estudios secundarios a causa de la discriminación (ATTA y Huésped, 2014), el 83% fue víctima de graves actos de violencia y discriminación policial, el 46% vive en viviendas deficitarias (Indec e INADI, 2012) y el 34% vive con VIH y tienen dificultades para acceder a los tratamientos antirretrovirales (RedLacTrans, 2014), entre otros datos.

En este marco, las trayectorias formativo-ocupacionales de las mujeres trans se ven seriamente afectadas. Distintas formas de discriminación truncan la posibilidad de completar sus estudios secundarios y acceder a estudios superiores, cierran sus puertas al momento de conseguir empleo y afectan su desempeño laboral si logran ingresar a un trabajo en relación de dependencia. Es en este escenario que un porcentaje muy importante de mujeres trans -6 de cada 10 (ATTA y Huésped, 2014)- ejerce la prostitución. El 87% comenzó a ejercer antes de cumplir 19 años y el 87% querría dejar si tuvieran otra posibilidad.

Como estrategia de supervivencia, especialmente entre aquellas en condiciones de mayor vulnerabilidad, las mujeres trans han desarrollado redes y consolidado un conjunto de espacios de protección junto a organizaciones sociales, organismos públicos y espacios de militancia (el hotel Gondolín, el bachillerato popular Mocha Celis, Casa Trans, entre otros). Es a través de estos espacios que algunas mujeres trans han accedido a oportunidades de formación y empleo. Si bien la mayoría de las inserciones laborales fueron en distintos organismos públicos, algunas empresas privadas han comenzado a acercarse a estos espacios con la intención de incorporar mujeres trans. Sin embargo, estas oportunidades todavía no resultan atractivas para muchas mujeres trans.

A partir de los datos relevados en La Revolución de las Mariposas, el 70% nunca fue a una entrevista laboral luego de asumir su identidad de género. Del restante 30% muchas pasaron por experiencias de discriminación al momento de presentar un currículum o enfrentar una entrevista, por lo que se muestran reticentes a atravesar nuevamente un proceso de búsqueda laboral. Si bien existe un conjunto de organizaciones y organismos públicos que trabajan en pos de mejorar la calidad de vida de las mujeres trans, el colectivo también ha atravesado una serie de experiencias frustradas con instituciones en las que se generaron expectativas y vínculos de confianza, pero acabaron no respondiendo a los compromisos iniciales.

La comunidad trans expresa signos de hartazgo de su utilización para fines mediáticos, académicos e incluso filantrópicos que redundan en pocos o nulos beneficios para las mujeres trans y acaban constituyendo experiencias de revictimización. Las mujeres trans acarrean con años de maltrato, exclusión y promesas inclumpidas. Las distintas formas de discriminación y violencias que sufren de forma cotidiana se imprimen en sus cuerpos y les cierran las puertas a la posibilidad de imaginar un futuro de ejercicio pleno de su ciudadanía. Sin embargo, los minoritarios pero cada vez más frecuentes casos de mujeres trans que logran insertarse exitosamente en el mundo del empleo formal abren un nuevo horizonte de posibilidades para el resto del colectivo.

Los organismos públicos y las empresas privadas que aceptan el desafío de construir entornos laborales inclusivos y respetuosos de la diversidad constituyen un ejemplo contagioso que constituye una oportunidad de construir una sociedad más justa para todos y todas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí