She taxi: un taxi para las pibas.

0
342

Durante años las taxistas de Rosario estuvieron acostumbradas a que las pasajeras les pidieran su número de celular para llamarlas cuando salían a la noche. Les decían que se sentían más seguras si a la madrugada volvían en un taxi manejado por una mujer porque habían vivido muchas situaciones desagradables esperando en la calle o con conductores hombres. Con esa demanda en mente, en diciembre de 2016 la taxista María Eva Juncos creó She Taxi, la aplicación de celular para pedir un servicio con una mujer al volante. Empezó con dos choferas en Rosario y a dos años del lanzamiento tuvo un crecimiento de viajes de más del 200 por ciento. En la actualidad, el servicio tiene 192 conductoras (121 activas), 31 mil usuarias y usuarios que la descargaron y un promedio de 250 viajes por día.

La plataforma rosarina es inédita en la Argentina y busca instalarse en otras ciudades del país. El 85 por ciento de quienes la usan son mujeres y la mayoría tiene entre 15 y 40 años. El pico de viajes es la noche y la madrugada. La demanda de conductoras supera la oferta. Para atender la cantidad de viajes sumaron a la aplicación a las remiseras habilitadas, una de las novedades de las últimas semanas.

Trasversal
She Taxi llegó para dejar contentas a todas: a las pasajeras que salen de noche, a las madres de las pasajeras que salen de noche y a las taxistas que trabajan de noche. “La aplicación nace de un descontento de las pasajeras. Con el crecimiento de las aplicaciones empecé a averiguar cómo se podía desarrollar una que sirviera para pedir taxi con conductoras mujeres como una forma de resolver el problema. Para las taxistas también fue una solución porque tenemos mucho trabajo. Las madres de las adolescentes están agradecidas porque se quedan tranquilas cuando salen sus hijas”, explicó en diálogo con El Ciudadano, la creadora de la app. Ella entiende que She Taxi servirá hasta que cualquier mujer pueda tomar un taxi en la calle en cualquier lado sin pasar por un mal momento y tener miedo.

Lo que más le llama la atención a la creadora de She Taxi son las chicas que le dicen que gracias a la aplicación volvieron a salir de noche. “Nunca pensé que podía generar tanto miedo usar un servicio público”, opinó. También la sorprende las que no tienen problema de esperar hasta 40 minutos por un viaje cuando hay mucha demanda y están lejos del centro. “Somos pocas taxistas mujeres en la ciudad para la demanda que hay”, agregó.

El cupo
En Rosario entre 300 y 400 mujeres están habilitadas para ser taxistas. Representan el 10 por ciento de 4.000 conductores que tienen licencia para dar el servicio público en la ciudad. Para Juncos, son pocas y falta inclusión. La app lo demuestra.

Cerca
Al pedir un She Taxi es común recibir un mensaje de voz de la conductora que explica cuánta demora tiene, por dónde está y la pregunta de si hay problema en esperar. Generalmente se despiden mandando un abrazo o un emoji. Es parte de lo que genera confianza y seguridad entre usuarias y pasajeras.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí