Techint: Empresarios samaritanos, caritativos, solidarios y generosos

0
520

En todos los medios repiten, incansablemente, las declaraciones del ejecutivo del grupo Techint , Luis Betnaza, que declaró haber aportado dinero al kirchnerismo «para salvaguardar la integridad física» de su personal en Venezuela.

¿Declaración original o cínica?

El grupo Techint creció por los contratos con el Estado. Es parte indisoluble de la patria contratista que se enriqueció a la sombra de estrechas relaciones con el poder de turno. Así se generaron grandes fortunas en Argentina constituyendo lo que se denomina la burguesía nacional que los Kirchner querían fortalecer, creyendo que los grandes empresarios tienen patria.

Agostino Rocca comienza como empresario durante el régimen fascista de Benito Mussolini, en la industria bélica. Caído el régimen fascista, funda en Argentina la empresa Techint con ayuda del Estado y el Vaticano. En 1954 monta Dálmine en Campana y a partir de ahí los lazos con el Estado son indisolubles.

En 1968, construye Propulsora Siderúrgica en Ensenada, creciendo siempre prendido a la teta del Estado, hasta alcanzar el podio. Es el hombre más rico de la Argentina.

El buen samaritano

El 29 de marzo de 1975, en Acindar, empresa del grupo Techint ubicada en Villa Constitución, Provincia de Santa Fe, la Presidente María Estela Martínez de Perón y el Ministro del Interior Alberto Rocamora, dieron orden que se pusiera en marcha el “Operativo Serpiente Roja del Paraná”.

Más de 4.000 efectivos ingresaron al pueblo a balazo, asesinando y deteniendo a trabajadores combativos, señalados por la empresa y la derecha sindical de esos tiempos. El saldo fueron 12 desaparecidos, más de 30 asesinados y cientos de detenidos y torturados.

Dentro de la planta de Acindar-Techint funcionaba un centro clandestino de detención donde se asesinaba y torturaba a los delegados y trabajadores. (1)

El presidente de Acindar, José Alfredo Martínez de Hoz, fue el Ministro de Economía de la dictadura más sangrienta de la historia de nuestro país.

Durante la dictadura, en otras empresas del grupo como en Propulsora de Ensenada hubo 19 desaparecidos entre trabajadores y ex-trabajadores, 3 asesinados durante el golpe, al menos 11 detenidos o presos que luego fueron liberados y 4 lograron exiliarse.

«EL GRUPO TECHINT, DURANTE LA DICTADURA CONTINUÓ CON SUS ACCIONES SAMARITANAS»

En Dálmine-Siderca,  80 trabajadores y trabajadoras resultaron víctimas de crímenes de lesa humanidad, 39 están desaparecidas, 7 fueron asesinadas, 34 son sobrevivientes.

Los 90’ encontraron a los Rocca-Techint, siendo socios de Carlos Menem aprovechando los favores de la flexibilización laboral, además le concedió, casi sin condiciones, el manejo total de la ex SOMISA, empresa mixta del Estado, la principal productora de acero plano del país, obteniendo de esta forma el monopolio de la rama.

Los negocios con el Estado continuaron en la era K. Siempre la obra pública. Construcción de rutas, de Atucha, o construcción de Gasoducto del Nordeste, (GNEA) fueron sus obras más importantes durante el periodo.

Pretender que los aportes a las campañas o los sobornos a funcionarios públicos sean entendidos por la sociedad como acciones bondadosas es una verdadera tomada de pelo. Pero surte efecto. Ningún medio desenmascara o cuestiona estas desopilantes declaraciones. Los periodistas oficialistas y los medios hegemónicos lo repiten hasta el cansancio, buscando demonizar al gobierno K y salvándole la ropa a los empresarios.

Muchos son engañados, otros se engañan, otros se indignan por tanto cinismo en medio de una crisis descomunal que se descarga sobre las espaldas del pueblo.

El resto de los empresarios vivieron y viven, como la familia presidencial, del Estado. Los cuadernos Gloria, sean verdaderos o no, ponen en evidencia la corrupcion del sistema.

 

1.-La existencia de un CCD en el interior del predio de la fábrica fue confirmada no sólo por testimonios de vecinos y víctimas, sino también por las propias fuerzas de seguridad implicadas en la represión, como lo admitiera Carlos Rampoldi, comisario inspector, en agosto de 1984 al declarar ante la CONADEP.​

El fiscal general Adolfo Villatte en marzo de 2017 sintetizó la complicidad de Acindar a través de la disposición de lugares para la utilización, el alojamiento y vivienda de las fuerzas represivas; el aporte de vehículos y la reparación y cuidado de los pertenecientes a Policía Federal ( la mayoría de ellos eran los célebres Ford Falcon sin patente); el pago de sobresueldos al personal de las fuerzas represivas; la facilitación del ingreso a la fábrica de los integrantes de los grupos de tareas para el secuestro de obreros; permitir el acceso de esos mismos grupos con personas secuestradas a efectos de requisar sus casilleros personales; brindar información que resultó primordial a la hora de identificar a las víctimas para privarlas de su libertad y la elaboración de listados de las personas a detener,.(WIKIPEDIA).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí