Primero, sorpresa y desconcierto. Luego, furia y euforia.

0
336

Cristina Fernández de Kirchner vuelve a ocupar el centro de la escena política del país. Después de la presentación de su libro, Sinceramente y de su presencia en la reunión del Partido Justicialista , vuelve a sorprender a propios y extraños.

Táctica del silencio

Durante meses generó espectativas sobre su candidatura. Primero se mantuvo en silencio, una táctica que rindió sus frutos. Mientras, el gobierno debía dar explicaciones sobre la desastrosa situacion económica y social y crecía el cuestionamiento a sus políticas. La crisis se extendía como una gran mancha de aceite y abarcaba a todos los sectores sociales y en la medida que crecía el descontento, las encuestas mostraban la caída de Macri.

Esa táctica del silencio de a poco, empezó a mostrar sus frutos. Disminuía Macri en las encuestas y por contrapartida crecía Cristina en la consideración popular. Paulatinamente y durante meses, se acortaban las diferencias hasta que en las últimas semanas, Cristina Fernández de Kirchner pasó a ser la candidata con mas votos.

El libro «Sinceramente»

Todos interpretaron como un acto de lanzamiento de campaña, la presentación de su libro. Marcaron que era el inicio de un camino hacia la candidatura a Presidenta. Generó descalificaciones por parte de Cambiemos y programas enteros en los medios hegemónicos. En la medida que crecía la virulencia de los ataques, ella subía en las encuestas.

Los grandes medios, advertidos de la importancia que adquiría su libro redoblaban sus ataques. El rechazo que generaban se puso en evidencia en la multitud que desde afuera y dentro de la Feria del Libro , siguieron con atención su discurso. Rápidamente se agotaban las sucesivas ediciones del libro que, según las medios hegemónicos, eran comprados por miles por los intendentes del conurbano.

La presencia en la sede del PJ

Su presencia agrandó la certeza en todos de que era otra movida política para su postulación como candidata a Presidenta. Así lo interpretaron todos. Propios y extraños. Los suyos mostraban su alegría por las sucesivas encuestas que señalaban el crecimiento en los porcentajes. Dirigentes partidarios, intendentes, sindicalistas y gobernadores presentes, resaltaron su figura como la candidata con mas votos y postulante natural a la presidencia.

El gobierno y sus comunicadores, en estado de desesperación a estas alturas, presionaron salvajemente a la Corte Suprema para que se iniciara el juicio contra la ex Presidenta. Su movida mas importante parece ser sentarla en el banquillo de los acusados y con esa foto iniciar una campaña para recuperar el terreno pedido.

Desconcierto, euforia y furia.

El anuncio de que la fórmula estaría encabezada por Alberto Fernández, produjo un terremoto político. De un momento a otro surgió el candidato menos pensado. Nadie lo tenía en cuenta como candidato. Las encuestadoras consultaban por Sola, Rossi, Scioli o Cristina, pero ninguna midió qué niveles de adhesión tenia Alberto Fernández.

El espacio que la apoya, repuesto de la sorpresa, resalta el «gesto de renunciamiento» para constituir un frente patriótico. Con optimismos y espectativas se muestran eufóricos y reivindican la amplitud del espacio. Algunos se entusiasman con ganar en primera vuelta. Otros, presumiblemente descolocados por el giro imprevisto, como el espacio Federal, reaccionan diferente. Alguno con prudencia (Massa) y otros con virulencia (Pichetto y Bárbaro)

En Cambiemos redoblan las declaraciones furiosas, repuestos ya de la sorpresa. Desde el gobierno y los medios hegemónicos hablan de un posible Presidente «títere», gatopardismo y un futuro de impunidad en caso de perder ellos.

Nuevo escenario

Es indudable que en la disputa electoral el nuevo actor central será Alberto Fernández. Esto reconfigurará la estrategia electoral del oficialismo ya que no ofrece los mismos flancos que la ex Presidenta.

Por lo pronto, algunos ya anunciaron que no se postularán en una interna en el espacio del PJ. El sector ubicado en Alternativa Federal deberá decidir si realiza las Paso para elegir sus candidatos o se unen a la fórmula Fernández-Fernández. Por otro lado en las filas de los aliados al gobierno y de los grandes medios, alimentan el reclamo de encontrar un plan V., algo a lo que Macri, quien debería dar un paso al costado, se resiste.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí