«Es una bebé que ha nacido viva, está en neonatología y se va a dar en adopción»

0
369

Informó el ministro de Salud de la provincia de Jujuy, Gustavo Bouhid en relación a la cesárea que se realizó a la adolescente de 12 años violada por su vecino en Jujuy.

Si llamamos a las cosas por su nombre, hablamos de revictimización entendiéndolo como el proceso mediante el cual se produce un sufrimiento añadido por parte de instituciones y profesionales encargados de prestar atención a la víctima.

Además de que la joven fue violada por un vecino de 58 años, amenazada, violentada, el Estado se encargó de revictimizarla una y otra vez. Primero sometiéndola a la dilatación de los plazos para la aplicación del protocololo vigente ante situaciones de violación. Sí, protocolo vigente: desde 1921 la ley nacional establece como causal la violación y la provincia está adherida al protocolo. En la ley y el protocolo, incluso, no se establece un plazo de gestación para realizar la práctica.

Luego de que la familia y la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito denunciaran esta situación, que tomó estado público, la nena fue trasladada al Hospital Materno Infantil, en la capital provincial, porque de acuerdo al protocolo los embarazos en menores de 15 años deben recibir atención en ese hospital. Pero el traslado demoró cinco días. Los tiempos fueron dilatados y la familia debió enfrentarse una y otra vez a los profesionales objetores de conciencia y a las diferentes juntadas que se hicieron fuera del hospital pidiendo por las dos vidas.

“Acá se hizo una interrupción de un embarazo con una cesárea”, dijo el ministro. Pero se equivoca: lo que se hizo fue un parto. La Organización Mundial de la Salud no contempla la cesárea como método de interrupción del embarazo.

A la nena de 12 años le negaron su derecho y la obligaron a ser madre. La torturaron durante una semana, violaron todos los principios de privacidad y dilataron un aborto para convertirlo en un parto, para de este modo dar a la beba en adopción.

Ella fue abusada por un vecino de 58 años que, además de violarla, amenazó con matarla si lo contaba. En esas condiciones es que llegó, meses después, al hospital de San Pedro.

Por todo esto nos preguntamos si el término revictimización es suficiente para describir tal situación de aberración y arrebatos de Derechos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí