Congreso 21 F. Llamado a un plan de lucha y programa para unir el campo popular

0
464

Organizaciones sindicales y sociales realizaron el primer Congreso Nacional de sectores en lucha contra el modelo neoliberal.

Desde que asumió Macri, sectores sindicales vienen alertando que es un gobierno de los ricos para los ricos y que se proponía, no sólo favorecer con sus políticas a las clases dominantes en la Argentina incluidos los grandes empresarios nacionales y las multinacionales

También venían para reducir la participación de los trabajadores, en la distribución de la riqueza.

A esta altura es evidente que ese análisis era consistente, pero que algunos no lo interpretaron de esa manera. Hoy se ve plasmado en la realidad sufriente de grandes sectores de la sociedad.

No sólo trabajadores, jubilados y pequeñas empresas. La destrucción del aparato productivo de nuestro país es tan grande que alcanza a medianas y grandes empresas que cierran.

Por supuesto, estas últimas no dejan de obtener ganancias, porque cierran las fábricas y se convierten en importadores. Quienes sí pagan los efectos de este ajuste son los trabajadores. Ven descender abruptamente el poder de compra de sus salarios y por cientos de miles pierden su fuente laboral, tanto en el ámbito público como privado.

Esas organizaciones sindicales como CTA Autónoma, planteaba en su momento que era necesario la unidad en la acción para frenar el avance neoliberal. Primero en soledad. Poco a poco, por necesidad, fueron comprendiéndolo otros sectores que se sentían directamente atacados por las políticas de ajuste.

Ya el año pasado hubo intentos de empezar a coordinar medidas de fuerza de alcance nacional.

Siempre hubo un obstaculo qué se repetía. El sentido entreguista de los siempre oficialistas dirigentes de la CGT.

Sintetizaban su postura primero en que había que darle tiempo a este gobierno para que acomodara la economía. Después se aferraron al discurso de que había que otorgarle gobernabilidad a este gobierno y a este modelo.

Traicionan el rol que le corresponde a un dirigente sindical que es defender el salario, los derechos y las conquistas sociales de los trabajadores. Aún hoy, con la tremenda crisis que atraviesa nuestro país, estos dirigentes sindicales continúan siendo el obstáculo principal para millones y millones de trabajadores.

Algunos sectores sindicales que están dentro de la CGT, como los denominados Moyanistas o los enrolados en la corriente Federal de Palazzo y los movimientos sociales y la CTA Autónoma de Pablo Micheli y la CTA de los trabajadores de Hugo Yasky, han comenzado a transitar un camino para concretar la unidad en la acción.

Constituyen lo que se denomina el movimiento 21F llamado asi en referencia a un día de este 2018.

Fue un 21 de febrero cuando todas estas organizaciones juntas de trabajadores ocupados y desocupados, llenaron la 9 de julio reclamando un plan de lucha y los cambios políticos y económicos necesarios para salir de esta crisis

El jueves en Atlanta, en un acto multitudinario, representativo del espectro amplio de los que luchan, en su primer Congreso Nacional, presentaron un programa, para discutir de frente a los trabajadores y a la sociedad.

En el camino, en todo el país se constituyeron 23 mesas regionales del movimiento 21 F.

Este nuevo espacio es fuerte porque tiene representación social y capacidad de movilización,

Alberga el germen de una esperanza, todo dependerá en el futuro de la consecuencia que tengan o no los dirigentes y las organizaciones sindicales y sociales qué elaboraron esta propuesta.

Este Congreso es importante porque aporta a la superación de la dispersión y la fragmentación del campo popular

RESOLUCIONES APROBADAS

  1. Aprobar el programa nacional de 21 puntos debatido y elaborado por las primeras 28 multisectoriales de 875 organizaciones.
  2. Avanzar en la regionalización (NEA, NOA, Patagonia, Cuyo, Bs As, etc.), para profundizar los caminos de unidad, enriqueciendo el programa y afinando y mejorando las tácticas de resistencia y lucha.
  3. Impulsar para noviembre jornadas de protesta y movilizaciones contra la agenda imperial del G20 que se reúne en la Argentina con la misma energía que en su momento nos opusimos al Alca y levantando las banderas de la Patria Grande con la que San Martin soñó.
  4. Mandatar a las multisectoriales a avanzar de manera coordinada y simultánea en la resistencia a todos los intentos en los que el gobierno intente imponer una reforma laboral.
  5. Rechazar el ajuste del FMI, pero muy particularmente al presupuesto 2019 que el gobierno enviara al Congreso que contiene gran parte de la receta de ese ajuste.
  6. Profundizar la solidaridad activa con los gremios, organizaciones sociales, dirigentes del campo popular que son perseguidos mediática, judicial y económicamente por oponerse al régimen.
  7. Hacer lo posible e imposible para generar las condiciones de construcción de un plan de lucha nacional impulsado por todas las centrales exigiendo que el gobierno deje de gobernar para el FMI y llame a una concertación económica-social donde el movimiento obrero lleve su programa de bases de reconstrucción de una Patria justa, libre y soberana. Si el gobierno no quiere escuchar, redoblar la resistencia y lucha.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí