Soberanía energética, no privatización

0
192

Por Desde el Pie

El 28 de febrero de 2019, el gobierno nacional de Mauricio Macri, firmó el “Acuerdo de transferencia de jurisdicción del servicio público de distribución de energía eléctrica a la provincia de Buenos Aires y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”. De esta forma, la ex gobernadora María Eugenia Vidal y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, mediante el convenio N° 1000, pasaron a tener la prestación de servicios de las concesionarias.

Durante los cuatro años de esa gestión en la provincia de Buenos Aires, en línea con la estrategia del Estado Nacional, se llevó a cabo un proceso de fuertes ajustes tarifarios con grandes impactos en los bolsillos bonaerenses: hogares, comercios, industrias grandes y pequeñas, todos se vieron afectados por aumentos en las facturas que oscilaron entre 2.000% y 3.500%, en apenas tres años.

No es de extrañar, que esto haya sucedido durante la gestión de Mauricio Macri. Pero….¿y ahora? ¿La Pampa, va en esa dirección en el tema energético?

Decimos, No al  Proyecto de Ley de “Desarrollo” Energético Provincial, presentado por el Ejecutivo de nuestra provincia y que fuera aprobado por los legisladores oficialistas y de la oposición. Es preocupante, el hecho político de esta semana donde una decisión fundamental para La Pampa, casi pasa desapercibida.

Por supuesto, que nadie puede estar en contra de incrementar la generación de energías limpias y no contaminantes que significan un beneficio ambiental. Un medio ambiente gravemente dañado por el modelo productivo actual basado en el agro negocio, la megaminería y el fracking.

Pero, para nada es creíble, que el mejor camino sea a través de la inversión productiva del “generoso y solidario” sector privado. El sistema cooperativo y el pueblo, conocemos por experiencia propia, lo que significa el discurso de “reactivación económica”,  “trabajo genuino”, “mayor calidad en el servicio” y el “respeto a los consumidores”. Argumentos que justifican la introducción de empresas e intereses privados en los resortes estratégicos de un país.

Detrás de esta fachada se esconde un gran negocio para los sectores privados al mejor estilo de los años 90. Aunque esto pueda parecer atemporal y exagerado, con el actual gobierno, a las claras se trata de un proyecto que impulsa la ejecución de políticas neoliberales. Proyecto de ley, que además no ha sido ideado, debatido, ni consensuado con los actores fundamentales de la comunidad. No se puede subestimar a las y los trabajadores de la energía de nuestra provincia. No es posible tampoco que estén ausentes de semejante decisión las cooperativas. La Cooperativa Popular de Electricidad de Santa Rosa es anterior a la fundación de la provincia de La Pampa, y las y los dueños somos las y los usuarios, cuyos orígenes están fundados en la solidaridad y no en el lucro. El sistema energético pampeano históricamente ha sido eficiente. Se trata entonces, de defender a rajatabla la idea de la energía como un derecho humano y un servicio público esencial para el desarrollo y calidad de vida del pueblo pampeano. Defenderla de que sea convertida en una mercancía más de la cual beneficiarse un pequeño grupo privatista.

Proyectos como éste, significan a futuro saqueo y el enriquecimiento de empresas privadas a costa de la mano de obra barata y despidos, nulas inversiones en el sistema eléctrico a pesar de subsidios millonarios del Estado a las empresas, cero pago de impuestos por parte de las mismas, calidad deplorable del servicio y violación a los derechos de los usuarios. A su vez, la eliminación de la exclusividad estatal para generar, adquirir y controlar la actividad energética. En definitiva, la participación fundamental del Estado quedará a merced del mejor postor privado, por lo tanto nuestro recurso estratégico quedará en sus manos como así también nuestra soberanía, con un futuro incierto, para las generaciones venideras.

La lucha; de las y los trabajadores del sector energético, al igual que durante los gobiernos neoliberales de la década del 90; muestra que es posible defender la energía como derecho fundamental de las y los pampeanos. Junto a las cooperativas y la comunidad pampeana, estos tres sectores van a ser fundamentales de acá en más, para que no haya despidos, para que las cooperativas no desaparezcan y las tarifas no aumenten hasta hacerse impagables para las y los usuarios.

Santa Rosa, 2 de diciembre de 2020

Foto: Diario La Arena

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here